Monthly Archives: febrero 2015

Comunicado contra los tornos en la universidad (17-08-14)

Día a día vemos como se nos imponen reformas educativas orientadas tanto a perjudicar a la educación pública en pro de la privada, como para hacer de la educación estatal en general una herramienta cada vez más dogmática, clasista y elitista, que sirva para producir una mano de obra complaciente con el sistema. Estos cambios pueden ser de lo más sangrante, como los aumentos de tasas y la progresiva privatización de la educación o el papel cada vez más relevante que se da a la religión, pero también mucho más sutiles.

Un ejemplo reciente de esto último es la instalación de tornos de acceso a la entrada de la biblioteca de la Universidad de La Rioja (UR) de cara a este nuevo curso. Con estos dispositivos se limitará el acceso a esta a los estudiantes matriculados en la UR, por lo que serán excluidos el resto, como los estudiantes de Bachillerato, PAU, FP, oposiciones, etc. La justificación que se pretende dar para el uso de estos tornos de acceso es la saturación de las plazas de lectura que se da en las bibliotecas en épocas de exámenes, cuando están literalmente a rebosar.

Como estudiantes somos testigos y victimas de estas aglomeraciones, pero desde Juventudes Libertarias de La Rioja nos negamos aceptar tales excusas. Tenemos claro que la solución al problema de la masificación de las bibliotecas no pasa por levantar barreras que impidan a otros estudiantes utilizarlas. Por ello, a la vez que nos oponemos a la utilización de tornos de acceso en la biblioteca de la UR, exigimos una ampliación, tanto de plazas de estudio como de horarios, de las bibliotecas públicas.

Por último denunciamos que detrás de la instalación de estos tornos de acceso no hay realmente una intención de beneficiar a los estudiantes de la UR. Creemos que, por el contrario, su finalidad es crear divisiones entre los estudiantes, tanto para tratar de debilitar la unidad y la organización de los estudiantes, como para fomentar aun más el elitismo y el clasismo presentes ya en las universidades, que aleja a los estudiantes universitarios de el resto de estudiantes y del resto de la sociedad.

¡¡No a los tornos en la Universidad de La Rioja!!

Comunicado por el asesinato de Rémi Fraisse por parte de la policía (09-11-14)

Tras un fuerte ataque de las fuerzas represivas francesas contra los activistas ecologistas que se oponen a la construcción de una presa al sur de Francia, en la noche del 25-26 de Octubre, se encontró el cuerpo sin vida de Remi Fraisse, un estudiante de 21 años. Todo indica que la policia es la culpable, habiendo sido una granada de la gendarmeria la responsable de su muerte. Esto ya está abriendo una crisis en el gobierno de Hollande, que trata de desligarse de toda responsabilidad.

En la movilización convocada el 25 de Octubre, las fuerzas represivas se comportaron con una gran brutalidad contra varios miles de manifestantes que se concentraron para exigir el abandono de un proyecto de construcción de una presa que destruiría el ecosistema de la zona y cuyos beneficios económicos repercutirían unicamente, como suele ocurrir, en la empresa constructora y otras.

Varios manifestantes fueron heridos y en este marco es en el que la noche del 25 de Octubre, Remi Fraisse fue asesinado. La familia de Rémi decidió presentar una denuncia por homicidio voluntario.

Este asesinato por parte de la policía ha desencadenado en Francia una oleada de protestas, como en Nantes, en Toulouse o en París, y ,como no podía ser de otra forma, la respuesta del Estado y su policia, demostrando que poco importa la careta de progresista de quien lo gobierne, ha sido más represión, más palos, más botes de humo, con el resultado de al menos cinco heridxs y decenas de denenidxs.

Habrá quien diga que fue un accidente, que la policia solo cumple hace su trabajo o que solo cumple ordenes. Este razonamiento demencial, que elimina cualquier reflexión moral delegando toda la responsabilidad derivada de la acción en la autoridad, es el que ha llevado a cometer las más brutales atrocidades y genocidios de la historia. Por ello, sea lo anterior cierto o no, ni esas ni niguna otras excusas cualesquiera son suficientes para justificar que se pisoteen los derechos, se niegue la libertad y se acabe con la vida de ninguna persona.

No hay que pensar tampoco que esto es un caso aislado, día a día recibimos por parte de la policía un trato represivo y denigrante, con la finalidad de impedir todo acto subversivo o contrario a los interes, económicos o de otro tipo, del Estado y el Capital. Todos sabemos de sus practicas habituales: redadas racistas contra inmigrantes, acoso a personas sin vivienda, torturas en comisaría, cargas desproporcionadas e injustificadas, ficheros con listas negras de activistas, montajes policiales … y de todo ello aquí en La Rioja tenemos nuestra propia ración, destacando caso del 14N.

Y por si todo esto fuera poco, tampoco es la primera vez que la brutalidad y las mentiras policiales se cobran una victimas mortales: recordemos también a Carlo Giuliani, a Alexandro Grigoropoulos, a Patricia Heras…

Denunciamos aquí todas las anteriores prácticas, así como la impunidad con la que la policía comete sus agresiones, sin olvidarnos, por supuesto, de todos aquellos encargados de dar las ordenes.

Por tanto hacemos directamente responsables de la muerte de Remi Fraisse, de la represión anterior en Occitania y la posterior en toda Francia, a toda la maquinaria represiva del Estado, desde los responsables políticos encargados de dar las ordenes desde los despachos y que ahora quieren lavarse las manos, hasta su brazo ejecutor, la policía, que no duda en cumplirlas, por brutales que sean, sin el menor escrúpulo.

Además exigimos el cese inmediato de los abusos policiales allá donde se cometan, y la puesta en libertad de los detenidos durante las protestas anteriores y posteriores a la muerte de Remi.

Por último añadimos que, pese a la represión, seguiremos defendiendo nuestros derechos, nuestra libertad y nuestra tierra de los ataques del poder y del capitalismo.

Y a todxs lxs que estáis aquí muchas gracias por venir, y recordad, el mejor homenaje es continuar la lucha, POR RÉMI, POR CARLO, POR PATRICIA, POR ALEXANDROS: NI OLVIDO NI PERDÓN.

Manifiesto de la huelga de estudiantes del 23 de Octubre 2014

Hace años que vemos como se nos imponen unas reformas educativas orientadas tanto a perjudicar a la educación pública en pro de la privada, como para hacer de la educación estatal en general una herramienta cada vez más dogmática, clasista y elitista, con la única finalidad de producir una mano de obra complaciente con el sistema.

La más reciente y salvaje es la famosa LOMCE. No vamos a entretenernos en las cifras, todxs sabemos hacia que modelo de educación nos lleva:

  • Reválidas y exámenes que dan más importancia a la capacidad de memorizar que a la de razonar.
  • Aumentos de ratio que impiden el debate y la crítica fomentando a su vez la competitividad y la homogeneización de las personas.
  • Recortes a la educación pública, cada vez más precaria, en beneficio de la privada.
  • Dando privilegios a aquellxs alumnxs que escojan la “asignatura” de religión.

Pasando a la universidad, estamos ya sufriendo las reformas del Plan Bolonia, que se continúa con la Estrategia Universidad 2015, con su consiguiente mercantilización y subida de tasas que impiden el acceso a aquellas personas con menores recursos económicos, y que entrega a empresas privadas el control de las universidades públicas.

En la misma linea es previsible que vaya la nueva reforma universitaria que prepara el gobierno, y que de momento ya sabemos, pretende cambiar la duración de los grados universitarios de 4 a 3 años, de forma que lxs estudiantes que quieran completar su formación se verán obligados a pagar uno o dos costosos máster.

Todas estas reformas están claramente encaminadas a la formación en vista únicamente al mercado laboral, la elitización y el adoctrinamiento.

Pero que denunciemos todo esto y defendamos la educación pública no significa que nos resignemos a aceptar un sistema educativo como el anterior a los primeros recortes, que aunque no de forma tan salvaje, también muestra muchas de las anteriores características, a las que nos oponemos.

Por ello llamamos hoy aquí a defender la educación pública, pero sin olvidar que aún hay muchas cosas que cambiar:

  • Desde jerarquías autoritarias, que reproducen los esquemas del poder político en la escuela, basadas en la obediencia y la delegación de responsabilidades en terceros, para que sean asimiladas desde la niñez
  • Pasando por la existencia de currículums cerrados y de un sistema de evaluación basado en exámenes, que fomenta la competitividad en lugar de la cooperación
  • Hasta el sexismo, el racismo, etc. presente tanto entre alumnxs y profesorxs como en la propia institución.

Por todo lo anterior animamos a lxs estudiantes a organizarse, por sí mismos, en asambleas horizontales en cada centro, sin depender de tutorxs, sin delegar su responsabilidad en otrxs, para construir un movimiento estudiantil que se organice desde la base y luchar de una vez todxs juntxs por una educación que sea realmente de todxs y para todxs, sin discriminación, donde se de a lxs alumnxs las herramientas necesarias para desarrollar un conocimiento y un pensamiento libres, promoviendo el debate y el espíritu crítico en lugar del dogmatismo y la obediencia a los que estamos acostumbrados.

En definitiva, por una educación basada en la horizontalidad, en la autogestión, libre de racismo, de sexismo y de toda opresión, que forme a idividuos libres y críticos y cuyo objetivo principal sea la realización y el bienestar de cada persona.

¡¡Por una educación que enseñe a pensar y no a obedecer!!

¡¡Por la pedagogía libertaria!!

 

¿Libertad de expresión?

Todos conocemos lo ocurrido en Francia el pasado 7 de enero, cuando unos yihadistas franceses irrumpieron en la redacción del seminario francés Charlie Hebdo, reivindicando el acto como un castigo por publicar caricaturas de Mahoma. 17 personas fueron asesinadas y se sucedieron otros incidentes relacionados con este tanto en Francia como en otras partes del mundo. Esto ha desencadenado diversas protestas a favor de la libertad de expresión (de dudosa credibilidad teniendo en cuenta quienes son los convocantes) entre las que destacan la de París, que contó con la presencia de numerosos jefes de Estado.

Entre ellos, haciendo un ejercicio de hipocresía a la altura de las circunstancias, se encontraba Mariano Rajoy, presidente de un Estado en el que la censura y la represión están a la orden del día (el último caso el de los 7 anarquistas encarcelados, acusados de terrorismo basándose en un registro donde se incautaron “peligrosísimos” libros y libretas); Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, Estado que mantiene bajo ocupación militar gran parte del territorio palestino, Ángela Merkel, François Hollande…

Hipocresía, porque mientras se hace gala de la defensa de la libertad de expresión se censura y se reprime todo aquello contrario a los intereses políticos y económicos de los Estados y las grandes empresas. Hipocresía porque quienes esta vez ponen tanto empeño en denunciar y condenar estos asesinatos, promueven y justifican guerras y masacres más allá de sus fronteras, como son cada una de las intervenciones de la OTAN, o de Israel sobre Palestina (por poner algún ejemplo) donde no sobran la tortura o los bombardeos a civiles.

Hipocresía porque paradójicamente un adolescente fue detenido en Nantes a las pocas semanas por parodiar una portada del propio Charlie Hebdo (aquí la noticia: http://bit.ly/1Cy9bZM )

Con esto, aunque estamos lejos de compartir el contenido racista y xenófobo de muchas de las publicaciones de esta revista, no pretendemos para nada justificar el ataque, y sobra decir que nos oponemos a todo régimen teocrático y al yihadismo. Nuestra intención es unicamente desenmascarar a quienes ahora pretenden dárselas de protectores de la libertad cuando realmente son todo lo contrario.

Por ello, vemos claramente como desde el poder y los medios de comunicación se está utilizando el miedo como arma política y por supuesto no es la primera vez que ocurre: siempre se ha hecho. Para ello se crea un enemigo más o menor abstracto según las circunstancias que, valiéndose (y alimentando) el racismo y la xenofobia, se caracteriza como un peligro para “occidente”, “la democracia” y/o “la libertad”, según donde nos encontremos. Algunos ejemplos de “enemigos abstractos” en la historia reciente (a los que se culpaba de todo mal) son: en España, durante el franquismo, el contubernio judeo-masónico (y ETA tras este); en la Guerra Fría, sobre todo para EEUU, el comunismo, y tras la caída del bloque comunista, el Islam.

Esto crea un clima de miedo e inseguridad entre la población que por un lado propicia que se creen sentimientos patrióticos al reforzar el poder y la identidad de “occidente” contra “lo otro”, “el diferente” o “el enemigo”. Por otro lado y paralelamente este sentimiento de miedo, de estar “bajo amenaza” es utilizado para justificar nuevas medidas de vigilancia, control social y represión: utilizando la falacia de la oposición entre seguridad y libertad nos piden que sacrifiquemos la segunda por la primera. Ejemplos de esto, desde lo más explícito a lo más “sutil”, son las intenciones de Marine Le Pen, candidata del Frente Nacional (partido ultraderechista francés) pidiendo el cierre de las fronteras (parece no haberse dado cuenta de que los autores de los asesinatos eran franceses) o la utilización de la pena de muerte; también lo que ocurrió en EEUU tras el 11S, cuando se justificaron guerras e invasiones y se legalizaron las medidas de tortura (que ya eran utilizadas anteriormente, en Guantánamo por ejemplo, por la CIA); como en España se ha impuesto la Ley Mordaza, denominada por ellos como Ley de Seguridad Ciudadana, con la excusa de la mediática y abstracta “violencia antisistema”; o se quiere imponer ahora, aprovechando el miedo a la amenaza yihadista, una reforma del código penal que introduce la cadena perpetua, con el eufemismo de “prisión permanente revisable”.

Por todo ello, no estamos dispuestos a sacrificar ni una gota de libertad en pos de una supuesta seguridad que no es tal, pues son precisamente quienes ahora hacen gala de defender la libertad de expresión y protegernos quienes nos censuran, reprimen, agreden y tratan como mercancía.

¡Contra su represión, nuestra resitencia!

¡Arriba los que luchan!