Monthly Archives: mayo 2019

Despedida desde La Rioja

Como ya habréis ido observando estos últimos meses, nuestra actividad ha cesado. Con estas tristes líneas queremos comunicar que, tanto las Juventudes Libertarias de La Rioja como su rama estudiantil, la Federación Estudiantil Libertaria (FEL) de La Rioja se disuelven. Y es que los años van pasando, compañeras que vienen y compañeras que se van, sin una permanencia con la que poder llevar a cabo planes y proyectos continuados, más allá del inmediatismo, con los que poder transformar la realidad.

De esta manera, es importante reconocer los errores y los aciertos para que no los volvamos a repetir y sirva para que otros grupos no los reproduzcan. Aquí van algunas ideas:

Asambleas estructuradas con propuestas. Es necesario que todas las personas que militan se comprometan a tener un rol activo. Cuando se empieza con muy poca experiencia es muy común caer en hacer asambleas por inercia, sin unos objetivos claros y sin que de ellas se saquen proyectos, acciones, campañas ni ningún trabajo práctico. Si se cae en esta dinámica es necesario un momento de reflexión, de análisis de la coyuntura actual y de formas de intervenir en ella.

Llevar a cabo proyectos en cada centro, no entender que la militancia en una organización que englobe diferentes institutos o ciudades implica desentenderse de las problemáticas locales de cada centro, sino todo lo contrario: debe ser un espacio desde donde pensar en colectivo y compartir experiencias para impulsar y coordinar luchas a todos los niveles. Igualmente, la relación con el resto de agrupaciones de la FEL y una participación más activa en la federación contribuye a la formación, al intercambio de experiencias y al enriquecimiento mutuo: no hay que elegir entre trabajo local o federal, sino hacer que se fortalezcan entre sí.

▪ Además, es importante tener una buena relación con las personas que componen los colectivos, la amistad y/o la confianza hacen que todo sea más ameno y facilitan la actividad, haciendo menos pesados los compromisos y dando más fuerzas para seguir con la militancia.

Proponer y hacer, no proponer y proponer sin llevar a cabo nada, para esto es importante crear grupos de trabajo, ya sean permanentes o temporales. También repartir las responsabilidades de forma clara, así como estar dispuestas a asumirlas.

Formación, tanto interna como externamente. Es necesario formarse de manera activa y colectiva, para tener análisis compartidos, conocer la realidad que nos rodea y transmitir conocimientos a otras personas, ya sean afines o no, las ideas no tienen que estar estancas y estáticas. La formación debe basarse en las necesidades de la militancia, ser tanto teórica como práctica, servir para orientar la acción, y no ser simplemente una acumulación de conocimiento teórico de temas variados relacionados o no con el proyecto político que queremos llevar a cabo.

Mantener una actividad comprometida. La militancia en movimientos sociales críticos no es como hacerse socio de una asociación al uso, la militancia tiene que ser activa y comprometida. Si quieres que en la huerta salga verdura tienes que cuidarla cada día.

Buscar el relevo generacional, ya que en una ciudad como Logroño, donde mucha gente se va a estudiar fuera al acabar el bachiller, el tiempo de militancia suele ser muy corto. Esto provoca inestabilidad en la organización y los proyectos. Asambleas abiertas, más presencia en los centros con charlas, campañas, participar en los conflictos cotidianos, … debemos ser capaces de acercar nuestras ideas y nuestro trabajo a todas las estudiantes y no limitarnos a participar en espacios ya politizados ni limitar la actividad a grandes eventos como huelgas.

Esto solo son unos apuntes de despedida del colectivo, pero no de sus integrantes, estamos más vivas que nunca y cada vez somos más en todas partes. No os preocupéis por nosotras, estamos en las calles, en cualquier sitio en el que haya una injusticia, con los colectivos de vivienda, de barrio, sindicatos de clase, estudiantiles, feministas, antifascistas, anticapitalistas, ….

¡Arriba las que luchan!